Buscar en este blog

jueves, 26 de marzo de 2009

Clones sociales….

“La copia creativa mueve el mundo”


Desde el Cromañón hasta nuestros días ha existido la copia. Es un fenómeno viral que abarca todo, desde la moda a la industria pasando por nuestros hábitos como seres humanos. Copiamos nuestros padres en módulos de conducta, copiamos nuestros amigos, en fin, lo copiamos todo, ya que el fin y al cabo, somos lo que aprendemos y aprendemos copiando. Pero, ¿Es copia? O ¿es autentico? Difícil…. Veamos:

Hay 2 tipos de copia, una positiva (creativa) que es en la que además de copiar añadimos valor al nuevo producto y la copia negativa que es la que no evoluciona y se estanca en la mera mediocridad o simple plagio.

En estos tiempos, la moda es sin lugar a dudas uno de los aspectos que más se viraliza, por supuesto con las mismas connotaciones: a veces en positivo y a veces en negativo.

Todos estamos influenciados de una manera u otra por símbolos externos a la hora de copiar estilos o tendencias.

Lo copiamos todo, desde el peinado hasta los zapatos. Tendemos a contagiarnos simplemente por ver a la gente vestida por a calle o en el trabajo incorporando estas nuevas tendencias a nuestro propio estilo. Ya publiqué un post en referencia a éste mismo tema llamado “Los amigos y la familia influyen en el concepto que tenemos de belleza”.

Siempre alabamos los estilos auténticos. Es nuestra forma de definir lo que nos gusta de lo que no nos parece apropiado. De esto es de lo que quiero hablar en este post:

Llevo tiempo observando ciertos círculos sociales en los que los estilos y comportamientos me parecen muy curiosos. Tanto es así que me estoy incluso preguntando si no es algún tipo de enfermedad contagiosa que como otras modas se propaga viralmente.

Las personas que conforman ciertos círculos sociales parece que hayan sido cortadas por un mismo patrón. Visten igual, hablan igual, llevan el pelo igual, mismas marcas de complementos, y hasta se ríen igual. Impresiona como este virus se propaga y hace que todos los que se arriman acaben pareciendo clones. Aquí es donde hablo de la copia negativa, esa que no añade valor. Es como una enfermedad en la que el individuo pierde autenticidad y hasta la personalidad. Como enfermedad, se protege de la cura impidiendo que nadie inmune penetre en su círculo.

Con este post solo pretendo reflexionar en clave de crítica y autocritica para que tengamos siempre los sentidos alertas a la hora de copiar. Copiar es lícito y correcto, pero siempre debemos mantener nuestra personalidad por mucho que pertenezcamos a un círculo u a otro. Nunca debemos olvidar que somos únicos y auténticos. Esto me recuerda un tantra tibetano que reza: “Nunca olvides que eres el centro de tu universo”.

Alimentemos y enriquezcamos nuestro universo, interactuemos con otros, pero por favor, no perdamos la identidad y la autenticidad.

Gracias a mis amigas por el apoyo que me dais…

jueves, 19 de marzo de 2009

Como seguir estando guapa en tiempos de crisis.

Todas nosotras, alguna vez en la vida, hemos tenido que rompernos la cabeza para salir guapísimas ante una situación que se nos ha presentado de momento, y que no esperábamos.

Nos ha tocado buscar en el armario e improvisar una combinación rápida con las prendas y complementos que teníamos en ese momento y después resultó que encima íbamos más guapas que otras que llevaban el último modelito comprado en una de las boutiques de moda.

Esto nos da la razón en que no necesitamos gastar necesariamente dinero, y que con un poco de ingenio podemos conseguir estar estupendas de los pies a la cabeza.

Te propongo una actividad divertida para un día aburrido, de esos que no sabes que hacer, bien porque está lloviendo, o bien porque todo el mundo se ha marchado de casa y estás un poco perdida.

Saca las cajas de ropa que habías guardado por si alguna vez se volvían a poner de moda, o por si alguna vez adelgazabas, verás que todo puede servir, incluso a la prenda que te está pequeña le puedes buscar cierta utilidad.

Coge hilo, aguja y tijeras. Si no tienes ni idea de cómo coser un botón, búscate una amiga que te ayude en tu aventura, será incluso más divertido, pues cuatro ojos ven siempre más que dos y además luego podéis hacerlo con sus cosas también.

Saca la ropa y selecciónala en montones. Primero pon la ropa que siga estando en tu talla actual, y el resto clasifícalos por colores y temporadas.

Coge las prendas una por una y estúdialas, por ejemplo una chaqueta ¿Te parece que el cuello es muy grande, y ya no se llevan las chaquetas con ese estilo de cuello?

Dobla el cuello de la chaqueta hacia abajo, de tal manera que quede parecido a un cuello smoking, según la textura del tejido puede que te quede más o menos grueso, pero no te preocupes. Coge la aguja e hilo del color de la prenda y le das unos puntitos de manera que se aguante como tú quieres. Después mira los botones, si no te gustan cámbiaselos. El resultado será estupendo. Y el cuello si no te ha quedado muy bien lo puedes tapar con uno de los fulares que tengas y que armonice con la chaqueta y la falda o el pantalón que lleves.

Hay trucos para muchísimas cosas. Los complementos te ayudarán a modernizar las prendas. Un bolso pasado de moda, puede quedar fantástico si rompes un collar y le cuelgas la parte más bonita de éste en una de las asas del bolso y en la cremallera.
Una falda larga la puedes cambiar, cortándola, y con el trozo que te queda, lo puedes convertir en un cinturon, o en un detalle que pegarás a una camiseta de un color liso que armonice con tu falda.
Quien sabe, dicen que las crisis agudizan el ingenio, tal vez tu seas un genio y acabas de descubrirlo.