Buscar en este blog

lunes, 15 de junio de 2009

El Estilo, eso que se ve y se siente pero no se puede tocar.




Al oír la palabra estilo, me vienen varias teorías a la cabeza para definirlo. Son tantas las opiniones distintas que existen que cualquiera de ellas podría valer. Aquí juega la percepción personal de cada uno.

Cada persona tiene la suya propia pero de quien más me fio es de los grandes expertos en diseño y moda. Debido a su profesión, son los más acostumbrados a ver esos rasgos de personalidad que hacen destacar lo especial que tiene una persona.

Tanto los asesores de Imagen como otros profesionales del sector, tenemos nuestra percepción y opinión individual para definirlo.

El trabajo de un asesor tiene peculiaridades diferentes en cuanto al estilo se refiere. Tratamos de potenciar esa autenticidad que tiene escondida toda persona y educarla con el fin de que sea ella misma la que en su futuro laboral o social sea capaz de gestionarse y adecuarse con un continuo entrenamiento basado en unas pautas a seguir.

¿El Estilo se nace o se hace?

No cabe duda de que ciertos rasgos de personalidad y cierta sensibilidad innata, les dan a algunas personas ciertas ventajas con respecto al resto. La mayoría no tenemos la habilidad innata de nacimiento y debemos formarnos. Es con la ayuda de profesionales en diversos campos, un firme aprendizaje y entrenamiento en distintas materias como se puede llegar a destacar en tu propio entorno. ¿Recordáis la película “Pigmalión”?

En mi humilde opinión “el estilo” es un conjunto de cualidades que dan a la persona la capacidad de poner en marcha la máquina del lenguaje, los gestos, el movimiento corporal , la forma de vestirse, peinarse y maquillarse con una sensibilidad única y particular. Es como si de un engranaje perfecto se tratara.

La variedad de criterios e información enriquecen los puntos de vista y nos hacen ganar capacidad de perspectiva en un aprendizaje permanente. Las discusiones dogmaticas entre profesiones son estériles si tratan de imponerse. Una mente abierta a escuchar y recibir la mayor cantidad puntos de vista es la que nos enriquece y nos hace más grandes y admirables como personas y como profesionales.

EL ESTILO: Nadie tiene la clave exacta para definirlo, se ve y se siente pero no se puede tocar. Cada profesional, condicionado por su percepción y su bagaje nos ofrecerá su propia definición.


3 comentarios:

  1. El estilo no se compra ni se vende. A partir de un trabajo de conocerse a sí mismo, de escucharse, de mirarse, de asimilar y aprender de los demás logramos sacar al exterior lo que tenemos dentro y así surge el estilo.
    Un beso Marife

    http://www.asesoria-de-imagen.com
    http://bellezayestilo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Carie. Siempre un placer que pases por mi blog. El tuyo me encanta. Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por comentar en mi blog!
    Los pequeños detalles son importantísimos, diría que clave.
    Otro abrazo para ti Marife.

    ResponderEliminar