Buscar en este blog

martes, 8 de septiembre de 2009

La naturalidad del ser o la mascarada del estar.

La Imagen es algo que hoy en día y más que nunca, nos puede ayudar a triunfar o por el contrario arruinar la vida. No se trata solo de la imagen física, sino también de una forma de ser.
Una buena imagen sin una forma de ser (honesta, tolerante, educada, sincera) no puede llegar nunca a ser todo lo que se propone. De nada sirve tener una imagen exterior adecuada si nuestro lenguaje no verbal, le está comunicando a los demás que no somos íntegros.
Si hablamos del “SER” Y “ESTAR” veremos que hay diferencias muy grandes entre una cosa y la otra.
El “estar” es un propósito, es algo que nos planteamos llevar a cabo, algo que queremos transmitir a los demás, lo estudiamos y lo escenificamos. Nos sirve para participar en ciertos actos sociales y conseguir algunos objetivos, pero su conexión con los demás es temporal.
El “ser” es muy diferente, el ser es el alma, la personalidad, la calidad humana tanto buena como mala, la autenticidad o la falsedad. Es tan poderoso que se transmite incluso en la distancia. Nunca engaña, es transparente.
Por eso para triunfar en la vida, sea cual sea el objetivo, es necesario la combinación de los dos. No es viable “el saber estar” si no se tiene una buena forma de ser. Con la primera puedes pasar el momento, pero nadie se acordará de ti. En cambio con la segunda te garantizarás el éxito, crearás lazos y podrás entrar en un banco de favores para siempre.

Muchas veces nos preguntamos ¿por qué para unas personas es tan fácil conectar con todo el mundo, y en cambio para otras no?. La respuesta está en la forma de ser. Sé auténtico y te percibirán como tal, Sé artificial y no le llegarás a nadie.

ALGUNOS CONSEJOS:
  • Estudia el tono en el que habla el contrario e intenta hablar con el mismo.
  • No seas interesado, transmitirás desconfianza en los demás.
  • Escucha el doble de lo que hables pero sé solidario.
  • El “Yo” queda prohibido en una conversación, el que importa es el otro.
  • Mantente interesado en las conversaciones de los demás y participa.
  • No mientas en cosas que se pueden comprobar, tu reputación se puede ver arruinada.
  • Ser demasiado hermético no crea lazos.
  • Sonríe siempre.